Filtro de producto

¿Conoces los maridajes con vino rosado? ¡Pruébalos!

Antes de comenzar a hablar sobre los maridajes con vino rosado, debes de conocer qué es exactamente el vino rosado o “rosé”, los tipos de vino rosado y cómo se bebe, ya que tiene unas características propias que serán más que suficientes para cautivar a los paladares más exigentes.

...


En Top Vinum también te invitamos a revisar el resto del catálogo de vinos rosados haciendo clic aquí. Para mayor información no olvides contactarnos y por supuesto, terminar de leer este blog donde averiguarás todo acerca del vino rosado y así escoger tu favorito.


¿Qué es el vino rosado?

Los historiadores cuentan la historia de que el vino rosado fue el primer vino que los hombres elaboraron en la antigüedad. Sus orígenes se remontan a los egipcios y griegos, que prensaban las uvas con los pies y lo fermentaban durante poco tiempo.


El producto final terminaba siendo un vino con un brillo inigualable y un color llamativo, mismo que después se dedicaban a venerar. Con el tiempo, se descubrió que dejando reposar el fruto con su piel y sus semillas, se conseguía un vino tinto.


Este resultado de la alteración del vino provocaba que fuera más agresivo y potente, tanto en sabor como en aroma. El vino rosado se terminó convirtiendo en el vino tinto que hoy día conocemos. Gracias al descubrimiento de este proceso, el vino rosado es casi olvidado hasta que en el siglo XX muchas bodegas comenzaron a fabricarlo de nuevo.


Actualmente, uno de los tipos de vino que ha ganado más adeptos en los últimos años es el rosado, gracias a su color, aromas, versatilidad y ligera estructura, que lo hacen ideal para disfrutarlo solo o con una gran variedad de platillos. El vino rosado goza de gran reconocimiento desde hace mucho tiempo en Francia, su lugar de origen, aunque es menos conocido que el tinto o el blanco.


¿Cómo se hace el vino rosado?

Este tipo de vino se elabora con las mismas uvas que el vino tinto, aunque también pueden utilizarse en menor proporción uvas blancas para crear la mezcla idónea requerida por el enólogo.


El vino rosado es un tinto con poca maceración, por lo que su color perdura poco tiempo. Por ese motivo también es llamado “vino de una sola noche”. En general, comparte los mismos métodos de elaboración que el vino blanco.


Actualmente, existen dos formas principales de producción de vinos rosados:


  • Contacto directo con los hollejos (Maceración o rosado de prensa). Después del despalillado de las uvas y tallos, el mosto reposa con sus hollejos por un periodo de tiempo corto. Después, se inicia el proceso de fermentación y se le dice virgen porque se eliminan los hollejos. Mediante este proceso ejerceremos una presión suave (prensado) para extraer el mosto o jugo de la uva, el cual dejaremos reposar junto con los hollejos o piel de la uva durante un tiempo determinado. De esta manera el jugo de la uva adquiere el color y demás características de la piel del fruto (debido a la extracción de antocianos y flavonoides). Recordemos que, en general, la pulpa de las uvas no tiene color y es, por tanto, en el proceso de maceración cuando las partículas procedentes de la piel se disuelven en el mosto y le otorgan su color. El tiempo que el mosto permanezca en contacto con los hollejos determinará no solo el color sino también la cantidad de taninos del vino y su cuerpo o estructura. En el caso del vino tinto, el proceso de maceración dura varios días, ya que se encadena con una primera fermentación. En el caso de los rosados, el tiempo de contacto con los hollejos es menor y suele durar en promedio unas 12-24 horas.
  • Sangrado. Si lo que se busca es que tenga más taninos y un color tinto, este tipo de producción es ideal. El rosado de sangrado es un proceso más complejo y produce vinos rosados más oscuros e intensos. En este caso, se obtiene jugo apilando las uvas en un tanque y dejando que el peso de las uvas logre el prensado. Tras despalillar y estrujar la uva, ésta pasa a un depósito, donde dejamos que macere. Posteriormente, los hollejos se separan del jugo o mosto por gravedad. El mosto, que es más denso (tiene azúcar), queda en el fondo y el depósito se “sangra”, operación consistente en abrir el grifo de la parte inferior y permitir que fluya por gravedad el mosto rosado

Tipos de vino rosado

Un vino rosado es refrescante, versátil y frutal. Por ello, debemos revisar los tipos de vino rosado que existen, de esta manera, podrás seleccionar tu favorito, pedirlo y recibirlo hasta la puerta de tu casa.


Las variedades de uvas utilizadas son las mismas que las del vino tinto, como mencionamos anteriormente. El Tempranillo rosado es uno de estos ejemplos, crece exponencialmente en ciertas zonas de México y España. Este tipo de vino tiene un tono rosa pálido y cierto sabor a hierbas de pimienta verde, sandía y fresa.


La siguiente variedad importante es el Cabernet Sauvignon, pues resulta que esta variedad también se usa mucho para la elaboración de vinos rosados. Se elaboran única y exclusivamente a través del sangrado. Estos vinos tienen un color rojo rubí, sus aromas recuerdan a cierto pimiento verde, salsas de cerezas, grosella y pimienta. La única diferencia que lo separa del Cabernet tinto es que por lo regular tiene más acidez ya que no se acostumbra a reservarlos en roble.


Otras variedades menos comercializadas, pero igual de poderosas son la Garnacha, la Syrah o Pinot noir. Dependiendo de qué fabricante busques, habrá uno para cada tipo de paladar.


Maridaje

Entre mayor sea el tiempo de contacto entre el hollejo y el mosto, el color y sabor serán más intensos. Este tipo de vino posee características organolépticas propias, y es perfecto para maridar con ensaladas, pescados a la plancha, mariscos, carnes frías o pizzas, combina muy bien con la comida oriental, en especial la cocina tailandesa, además de la mexicana, donde destaca el maridaje de Chiles en nogada: Uno de los platillos más representativos de México necesita un vino igualmente especial, con la acidez propia del vino blanco y los sabores frutales del tinto, es decir: un vino rosado que va muy bien con el relleno de carne, lo picoso del chile, la dulce nogada y la granada. Te recomendamos elegir vinos rosados elaborados con uva Garnacha, Merlot o Cabernet Sauvignon, cuyas notas florales van perfecto con la sublime experiencia gastronómica del chile en nogada. Otra excelente opción es un vino espumoso semi seco.


Si bien describimos el proceso de elaboración del vino rosado muy rápidamente, se trata de uno de los más complicados para obtener un producto de alta calidad, que deleite a los paladares más sofisticados tanto como a los que recién se inician en el mundo del vino. Precisamente, sus rasgos característicos han sido la razón por la que encontramos cada vez más vinos rosados en las cavas alrededor del mundo.


¿Cómo se consume?

El vino rosado es ideal para servir en una temperatura fría: Los más ligeros entre 5ºC a 7ºC y los que tienen algo más presencia entre 7ºC a 9ºC. Aunque es conocido por consumirse más en verano, son adecuados para consumirse en cualquier época del año.


Si lo que buscas es ampliar tu paladar y divertirte un rato en compañía, este vino es ideal para acompañar con recetas como el ceviche peruano, ostiones frescos, gazpachos, ensaladas, pastas, algunos pescados y mariscos. Y claro que no podían faltar ciertos postres, quesos y carnes.


Esperamos que esta guía te sea de utilidad. En Top Vinum encontrarás una gran variedad de etiquetas de vino rosado. Adquiérelas en nuestra tienda en línea. Recuerda que tenemos envíos gratis a partir de $1900 y en Vinopacks, así que visita nuestra tienda en y prueba el vino rosado.


No olvides suscribirte a nuestro Newsletter para recibir consejos y promociones, y si tienes dudas, contáctanos a través de nuestro email, WhatsApp o chat en línea, con gusto te atenderemos.


Salud!


Equipo Top Vinum